Amaya Valdemoro

Amaya Valdemoro, símbolo y referente del baloncesto español

La jugadora esta considerada la mejor alero española de la historia del baloncesto español.

 

Ganadora de tres anillos de la WNBA, pilar de la Selección Femenina de baloncesto y con la participación en grandes torneo y trofeos incluídos los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008, Amaya Valdemoro lo tiene todo para poder ser considerada una de las mejores jugadoras de baloncesto española de todos los tiempos. La alero ha debutado en la liga rusa, turca, brasileña, estadounidense y española, y es la única jugadora en conseguir entrar en el top 5 durante 6 años consecutivos, siendo mejor jugadora europea.

 

Una afición que se convirtió en pasión

El baloncesto no siempre formó parte de la vida de Amaya Valdemoro. La madrileña empezó practicando atletismo de pequeña, pero pronto se dio cuenta de que algo le faltaba, y decidió buscarlo en las canchas.

Amaya creó rápidamente un vínculo especial con la pelota y la canasta, y el deporte que empezó como una afición se convirtió en su medio de vida. A los 15 años debutó en primera división, con 17 en la Sselección Absoluta y a los 20 en la WNBA.

Su exitosa carrera empezó en Salamanca. Participó en la fase de ascenso con la Universidad de esta ciudad (1990-1991) y ganó el Subcampeonato de España. En las temporada 94-95 dio el salto al Salamanca Halcón Viajes, donde consiguiendo en su segundo año, el Subcampeonato de Liga. Al año siguiente cambió de aires y se unió a las filas del Pool Getafe, con el que ganó una Liga y una copa.

En 1998 decidió cruzar el charco para jugar en la WNBA. Allí fue elegida con el Houston Comets número 30 del Draft. Ese mismo año, jugó de nuevo con el Salamanca Halcón Viajes, donde logró un Subcampeonato de Liga. Además, ese verano, ganó el primero de sus tres Anillos de WNBA con las Houston Comets.

Es la primera baloncestista española (masculino o femenino) en lograr ganar un anillo de campeón de la WNBA y la única en ganarlo 3 veces, además, de manera consecutiva. 

En la temporada 01-02, con el Ros Casares Valencia, ganó la Liga y la Copa. Ese mismo año también triunfaba con la Selección Española terminando entre las 30 mejores en todos los rankings del Mundial de China.

En la temporada 03-04, fue elegida mejor Alero de la Liga y ganó de nuevo la Liga con el Ros Casares Valencia, que se convirtió en el segundo equipo español en lograr un triplete, y el único equipo en conseguir la Supercopa, la Liga y la copa en la misma temporada.

Después participó en la liga Brasileña con el Unimed/Americana, donde también triunfo individualmente y en equipo.

Pero la jugadora tenía más hambre de títulos y experiencia, y decidió cambiar el clima mediterráneo por el frío nevado de Moscú.

 

Su aventura en Rusia

Amaya Valdemoro tiene a sus espaldas un gran palmarés en el que incluye experiencias no solo nacionales, sino en otras ligas extrejjeras. La madrileña jugó tres años en Rusia, donde destacó como jugadora extrajera y añadió algún que otro título más a su vidriera.

La española brilló desde el minuto uno en el país soviético. En su primera temporada fue incluida en el quinteto ideal de la liga, y en la segunda fue nombrada mejor jugadora extranjera.

Entre los títulos ganados en la Liga Rusa puede presumir de sus dos ligas con el CSK Samara y el CSK Moscú.

 

Brújula del éxito absoluto

La jugadora de baloncesto madrileña ha sido sin duda durante sus años de carrera uno de los pilares de la Selección Absoluta de baloncesto. Con el equipo nacional, Amaya Valdemora ha tocado el cielo dorado consiguiendo la medalla más codiciada de un Europeo, y ha guiado a todo un equipo en dos Juegos Olímpicos.

La alero ha participado en cuatro Mundiales logrando un bronce; en ocho Eurobaskets, en los que ha conseguido cinco medallas, incluido el oro en Francia 2013; y en las Olimpiadas de Atenas 2004 y Pekin 2008.

Amaya Valdemoro se convirtió en un símbolo de la absoluta, capiteando al equipo durante años y alcanzando las 200 participaciones con la selección.

 

​Punto y final en España

Volver al origen, al principio, a sus comienzo, al punto de inicio donde todo comenzó. Eso es lo que decidió hacer Amaya Valdemoro para poner punto y final a una carrera brillante llena de éxitos y experiencias que la convirtieron en la mujer referente que es a día de hoy.

En 2008 volvió a España, al Ros Casares Valencia, el equipo con el que ya lo había ganado prácticamente todo y volvería a hacerlo durante los dos años más en los que jugó en la ciudad levantina.

En el 2010 fichó por el Rivas Ecópolis, club de su ciudad natal, donde estuvo dos años disfrutando de su pasión por el deporte y de la cercanía de su familia.

Dos años después decidió probar con el baloncesto Turco y jugó hasta el 2013 con el Tarsus, con el que rescindió contrato para volver a Madrid a retirarte en el punto de origen de todos sus éxitos.

 

Pasión, esfuerzo y entrega. Amaya Valdemoro es sin duda una de esas mujeres que se han convertido en referente para muchos niños y niñas que sueñan con llegar a la élite y al éxito deportivo. La jugadora madrileña se ha labrado una carrera que la ha convertido en una leyenda y símbolo del baloncesto y deporte femenino español.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *