Daniela Moreno: una joven jugadora de balonmano con grandes sueños

Lleva en la sangre el balonmano desde que nació. Con una madre exjugadora y un padre licenciado en Educación Física, Daniela Moreno, jugadora del BM Alcobendas, se crió con el deporte y el balonmano como parte de las bases de su educación.

Con tan solo diecinueve años, Daniela Moreno tiene grandes sueños y una meta clara que confía poder llegar a alcanzar algún día: poder vivir del balonmano. La joven jugadora lleva casi diez años en su club actual, el BM Alcobendas, el cual se ha convertido en su segunda casa.

Durante la entrevista, hablamos con ella de la dura temporada por la que ha pasado su equipo, de sus inicios en este deporte, que se remontan a cuando era aún muy niña, y de la actualidad del balonmano femenino. A pesar del confinamiento vivido estos últimos meses, Daniela Moreno habla con nosotros motivada, feliz, y no esconde esas ganas que ha tenido de poder volver a coger el balón que estamos seguros que ya ha estado saciado estos últimos días.

 

¿Cuándo empezaste a practicar el balonmano? ¿Por qué te decidiste con este deporte?

Llevo toda mi vida haciendo deporte. Mis padres son licenciados en educación física y en mi casa hacer deporte era totalmente obligatorio. Empecé con diez años, en el Alcobendas, en el club en el que actualmente juego. Yo empecé a jugar por mi madre. Ella era la entrenadora y me dijo de probar. Me enganché, y como ella había jugado con la selección Argentina pues me encantó y acabé decidiéndome por este deporte.

Con una madre jugadora, me imagino que era ella tu referente cuando comenzaste a jugar.

Totalmente. Es la que me dio la oportunidad y me abrió las puertas para probar este deporte, que al final me encantó.

Has tenido la suerte de tener en casa una referente mujer. Desde pequeña te han inculcado en el respeto y valoración del deporte femenino, pero hay muchas niñas que no tienen esa suerte y por la falta de visibilidad no pueden encontrar tan fácilmente referentes mujeres, ¿crees que esto está cambiando con el paso de los años?

Va muy lento el proceso. Todavía estamos muy lejos del masculino en todos los deportes y en todos los ámbitos, pero se está trabajando en ello. La sociedad está empezando a ser consciente de ello, de la diferencia que hay. Yo creo que poco a poco está habiendo algún cambio, y está claro que el deporte femenino cada vez tiene más visibilidad y las niñas pueden encontrar más fácilmente referentes mujeres, pero aún queda muchísimo.

¿Tu notabas que tenías en tu casa ese referente femenino que muchas niñas no podían tener por esa falta de visibilidad?

Si. Se nota muchísimo. Al final, mi madre es la persona que me apoya, que me aconseja. Obviamente también he tenido la suerte de tener un padre que me apoya, que es preparador físico, y que me ha ayudado mucho también. Siempre he tenido el apoyo de los dos y en general de toda la familia, como mi hermano. Siempre me han facilitado el que pueda practicar este deporte e ir a los entrenamientos. La familia es muy importante. Para mí, ellos, además de ser referentes, son los que te apoyan y te refuerzan.

¿Cuál es tu sueño deportivo?

Me encantaría poder vivir de esto. Pero obviamente se que es un sueño muy complicado, en el que se que tengo que trabajar muchísimo y ojalá pueda llegar a cumplirlo.

Yo creo que poco a poco está habiendo algún cambio, y está claro que el deporte femenino cada vez tiene más visibilidad y las niñas pueden encontrar más fácilmente referentes mujeres, pero aún queda muchísimo.

Hay mucha diferencia entre el balonmano femenino en España y el de otros países como los que acabas de nombrar, ¿crees que se llegará a alcanzar el nivel tanto en cuestiones de afición como económico?

Yo creo que va a ser complicado. Nuestro deporte no tiene mucha visibilidad. Es cierto que se le está dando en estos últimos años y la gente ve más balonmano y se están empezando a interesar más por este deporte. Pero aquí, en España, el fútbol nos pasa por encima. Superar al fútbol ahora mismo es muy complicado por la demanda y afición que tiene. Es el deporte con más tradición y es complicado cambiar eso.

 

El balonmano femenino en la actualidad: Lejos de alcanzar las metas soñadas

Actualmente, en España, es imposible vivir solo del balonmano. ¿Cómo compagináis estudios o trabajo (en tu caso estudios) con los entrenamientos y partidos? ¿Os ponen facilidades los clubes?

Los clubes si que dan muchísimas facilidades. En mi caso, por ejemplo, si tengo algún examen y tengo que faltar a algún entrenamiento, no ponen problemas. Ayudan un montón porque, al fin y al cabo, saben que es tu futuro porque, como dije antes, a nivel nacional no puedes dedicarte exclusivamente al balonmano. No puedes dejar de lado los estudios o el deporte porque no sabes lo que el día de mañana va a pasar.

Como jugadoras, ¿está en vuestros objetivos acercaros a la profesionalidad por la que están luchando otros deportes femeninos como el fútbol? ¿O lo veis aún como algo muy lejano?

Aún está muy lejos. Pero mismamente en el fútbol femenino no se ha logrado alcanzar esa profesionalidad que tiene el masculino. También es cierto que, da igual en masculino que en femenino, en España el resto de deportes estamos muy lejos.

Aquí, en España, el fútbol nos pasa por encima. Superar al fútbol ahora mismo es muy complicado por la demanda y afición que tiene. Es el deporte con más tradición y es complicado cambiar eso.

Las Guerreras han triunfado a nivel mundial, ¿crees que todo lo que han conseguido ha ayudado a la visibilidad del balonmano femenino? ¿Es vital la actuación del equipo nacional para daros voz?

Sí. La selección está haciendo un muy buen papel. Están representando a todo un país y lo están haciendo maravillosamente. Es increíble lo que están consiguiendo. Ya lo habían hecho antes, pero hoy están alcanzando muchísima más visibilidad por el hecho de que hay redes sociales, se televisan más los partidos…Quiero decir que nuestra selección española ya había muchos éxitos antes pero ahora se conocen más por la nueva generación en la que estamos, que tenemos toda la información al alcance de la mano. Y creo que esto está ayudando a aumentar esa visibilidad.

Con esa visibilidad que poco a poco se le está dando ¿Qué le dirías a una niña que está empezando a jugar al balonmano?

Si te gusta este deporte y quieres seguir en esto, sigue trabajando y luchando. No permitas que nadie te diga que no puedes o que no llegarás, porque a base de trabajo y sacrificio todo llega. Creo que es muy importante apoyar a las nuevas generaciones y que hay que animarlas.

Quiero decir que nuestra selección española ya había muchos éxitos antes pero ahora se conocen más por la nueva generación en la que estamos, que tenemos toda la información al alcance de la mano. Y creo que esto está ayudando a aumentar esa visibilidad.

 

El Alcobendas y los malos resultados de la temporada

Lleváis una temporada muy complicada, con tan solo una victoria, ¿qué crees que ha fallado?

Yo creo que lo que nos ha fallado principalmente ha sido la experiencia. Somos un equipo muy joven. Hemos quedado en muchos partidos empatados, o perdido de uno o de dos y esos partidos se han resuelto en los momentos decisivos. Y a nosotras, al ser un equipo tan joven nos falta aún un puntito de experiencias.

¿Ha sido el cúmulo de derrotas y la falta de victorias una de las causas por las que no acabasteis de arrancar y os acabó pasando factura?

Al final eso te tira la moral para abajo y te come la cabeza. Nosotras siempre hemos seguidos trabajando y hemos ido a todos los partidos con la idea de poder llevarnos los dos puntos.

El año pasado os mantuvisteis en División de Honor por poco y sufristeis la lucha por la salvación. Teníais la experiencia del año pasado y aún así se repitió un poco la misma historia. ¿Crees que se volvieron a cometer los mismos errores o falló otra cosa?

Este año ha habido un cambio de competición que no nos ha favorecido nada. Había mucho margen entre partidos y había muchos parones y a nosotras eso nos ha perjudicado. A otros equipos no porque jugaban Europa y no tenían tanto parón, pero nosotras teníamos semanas que estábamos muy paradas. Además, este año se redujeron los equipos, de 14 a 12, entonces hubo menos partidos, menos minutos de juego y eso nos ha perjudicado bastante.

¿Cuál era el objetivo del equipo esta temporada?

Nuestro objetivo era mantenernos en división de honor y, la temporada, viendo los resultados, no ha salido como nos hubiese gustado.

Antes de que la Comisión Delegada anunciara la suspensión de la temporada sin descensos, ¿aún teníais esperanzas de conseguir la salvación?

La esperanza la manteníamos y aún creíamos que podíamos remontar la liga. A pesar de los malos resultados nosotras siempre seguimos trabajando y con la cabeza bien alta.

A pesar de los malos resultados nosotras siempre seguimos trabajando y con la cabeza bien alta.

 

La vida de una jugadora de balonmano en tiempos de cuarentena

¿Cómo has estado entrenando durante la cuarentena? ¿Habéis tenido un seguimiento por parte del equipo?

Si. Hemos tenido un seguimiento con nuestro entrenador y nuestro preparador físico. Nos reunimos todos los sábados con todo el equipo para ver como ha ido la semana y como estamos todas. Hemos seguido entrenando y estando comunicados.

¿Te ha resultado complicado el confinamiento? ¿Qué has hecho para que sea más ameno?

La verdad que yo creo que le ha costando un poco a todo el mundo. Yo en casa estoy bastante bien. Con mi familia tenemos muy buena convivencia y eso refuerza muchísimo. No he parado de entrenar. Sólo estuve entrenando físico, porque al vivir en un piso no tengo otras opciones. Obviamente he notado muchísimo la falta de balón y lo he echado mucho de menos. Tengo varias herramientas en casa: un rodillo, barra, pesas…tengo material, por suerte, y he trabajado bastante con la ayuda de mi padre, pero eso, entrenamiento físico.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *