Las jugadoras españolas celebran su clasificación para los Juegos olímpicos de Tokyo 2020

Fotografía: Twitter @BaloncestoESP

España gana a Gran Bretaña y ya tiene billete para los Juegos olímpicos de Tokio 2020

La selección española ganó 69-79 a Gran Bretaña con un gran partido colectivo.

La selección femenina volverá a estar en los Juegos olímpicos, serán los quintos para un equipo que está marcando una época en el deporte español. En su currículum reciente, siete medallas consecutivas, incluidos tres oros en los últimos cuatro Europeos (2013, 2017 y 2019), una plata y un bronce mundialista y ser la vigente subcampeona olímpica. Con todo eso, no podía faltar en Tokio, donde volverá a aspirar al podio.

España consumó su clasificación en la última jornada del Preolímpico de Belgrado, allí ganó el Europeo el verano pasado y ahora ha sacado el billete olímpico. Lo selló casi sin necesidad de disputar su encuentro. El contundente triunfo de China sobre Corea del Sur (60-100) permitía a las españolas perder hasta por 72 puntos, lo que restó emoción y dramatismo al choque ante Gran Bretaña, solventado sin problemas (69-79). En caso de victoria de las coreanas, se habrían visto obligadas a ganar para evitar un batacazo histórico.

Sin apenas presión, España volvió a ser ella misma. Recuperó el juego perdido en buena parte del encuentro ante China. Un borrón dentro de una trayectoria sobresaliente y que sólo hizo que retrasar una clasificación olímpica a la que la selección estaba destinada. Se deshizo sin problemas de Gran Bretaña, virtualmente eliminada pero que tiró de orgullo.

Volvió ser un triunfo colectivo de la selección, con siete jugadoras por encima de los ocho puntos y cinco llegando a los doble dígitos en valoración. Tuvieron minutos algunas jugadoras menos habituales y los aprovecharon, especialmente María Conde, que firmó una de sus mejores actuaciones como internacional con 15 puntos. La dirección de Ouviña y Palau y el trabajo interior de las Lauras, Nicholls y Gil, resultaron también fundamentales.

La defensa fue una vez más determinante. Las españolas robaron 10 balones y supieron traducirlos en puntos. Anotaron 22 después de las pérdidas británicas. De ahí y del rebote partió su superioridad, que comenzó a trasladarse al marcador mediado el segundo cuarto (22-33).

Pese al desacierto en el triple (3/17) y la oposición de Fagbenle y Leedham, la renta llegó a ser de 17 puntos (32-49). El triunfo estaba encarrilado y el billete olímpico, en el bolsillo desde casi antes de comenzar a jugar. Tocaba celebrar la clasificación para los quintos Juegos, nuevo hito de un equipo que tratará de alargar su leyenda en Tokio.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *