Garbiñe Muguruza

Fotografía: DPA

Garbiñe Muguruza cae en octavos ante Osaka

La tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza se despidió este domingo del Abierto de Australia; tras caer en los octavos de final ante la japonesa Naomi Osaka en tres sets (4-6, 6-4, 7-5). El duelo duro casi dos horas donde Muguruza desperdició dos bolas de partido al resto y saque para ganarlo.

La doble ganadora de ‘Grand Slam’ parecía tener el partido controlado cuando logró ponerse 5-3 arriba en la tercera y definitiva manga. Ni siquiera tuvo que esperar a su servicio porque se puso 15-40; pero no aprovechó esa gran oportunidad. Pero Osaka se rehizo a partir de ahí y le cerró el pase sin dejarla hacer ningún juego más.

El duelo fue entretenido, con momentos de gran tenis y decidido por detalles. La japonesa empezó asustando (2-0), pero la Garbiñe demostró su buena mentalidad para no dejarse intimidar. Así, no sólo consiguió recuperar la rotura, sino que tuvo paciencia para esperar su momento, que llegó en el noveno juego con 4-4. Un carrusel de errores de la número tres del mundo le hizo perder el servicio y la de Caracas no perdonó para ponerse por delante.

Muguruza mantuvo su buena solidez y rompió de inicio en el segundo para ponerse 2-0, pero esa desventaja provocó la reacción de Osaka. La nipona tuvo más regularidad en su tenis, redujo sus errores no forzados y volver a meterse en un set que se decidió al final. En el momento en el que la pupila de Conchita Martínez no estuvo acertada cuando sacaba para poner el 5-5.

MUGURUZA PERDONA

Sin embargo, la finalista del año pasado supo recuperarse a ese golpe anímico. Corrigió cierta falta de precisión cuando su rival sacaba con segundos y empezó a conectar más ganadores. Sin embargo, fue la japonesa la que tuvo la primera opción de rotura, en el tercer juego, pero la de Caracas lo salvó y ahí pareció cambiar el choque.

Osaka entregó a renglón seguido su servicio en un juego repleto de errores y Muguruza se creció para quedarse a las puertas del triunfo, con ambición y maestría para salvar un delicado momento con su saque y ponerse 5-3. Pero ya no ganaría ningún juego más, dejándose por el camino, primero, dos pelotas de partido al resto, solventadas por el saque y el ‘drive’ de su rival, y posteriormente sus dos siguientes servicios, un arma que hasta entonces le había funcionado.

La de Caracas fue capaz de levantar un 15-40 con 5-4 a su favor, pero terminó cediendo el saque y sí acusó esa golpe anímico ante la japonesa, más segura entonces y que no dejó más resquicios. La presión y la precipitación pudo con la hispano-venezolana en su búsqueda de agarrarse a la tabla del ‘súper tie-break’ y se despidió con amargura del ‘grande’.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *