Fotografía: ABC

Gisela Pulido: fuego, agua, viento y tierra

Como bien se ve en su web personal, cuatro elementos: fuego, agua, viento y tierra, describen a Gisela Pulido. Esto nos hace acercarnos a cómo puede ser esta gran deportista española. Indagar en su historia es comprender que ella es todos estos elementos y más, Gisela debería entrar dentro de la descripción de naturaleza. 

 

Gisela Pulido, nacida en Barcelona en 1994, comparte la pasión de deportes de riesgo con su padre desde que era niña, pero no sabía por entonces que en 2001 iba a convertirse en una leyenda de kiteboarding. El hecho de que en España aún no hubiera suficientes torneos para esta modalidad no fue un problema, y se lanzó al Campeonato de Europa en 2003 con tan solo nueve años. Esto solo era el comienzo de una carrera llena de títulos.

En 2004, consigue la tercer posición en la etapa KPWT en Francia, se declara campeona de Europa Junior sub-21 y obtiene su primera victoria en el Campeonato mundial de Estambul. Pero esto no es todo, Gisela termina el año proclamándose Campeona del Mundo en el KPWT. ¿Estaba claro que esta niña iba a dar mucho que hablar por el mundo? Y tanto que sí. 

El kiteboarding era ya parte de su personalidad. Se trasladó su vida a Tarifa para poder compaginar los duros entrenamientos desde tan temprana edad con los estudios. El éxito del 2004 se repitió en el 2005, un año en el que siguió sumando títulos: la Copa del Mundo de Kitesurf (KPWT), victorias en Gravity Games y, de nuevo, el campeonato del mundo. Un comienzo brillante con una sucesión de éxitos que le siguen en los próximos años: Campeona del Mundo en el circuito PKRA, Tricampeona del Mundo KPWT, grandes nominaciones como Laureus World Sports Awards y el Guinness World Records como la Campeona del Mundo más joven de la historia del deporte. 

No es un estilo de vida fácil y llegan momentos más complicados. La organización en sus días para compaginar los entrenamientos y los estudios se vuelven cada vez más duros. Aún así, no frena el ritmo. En 2008, vuelve a su querida Tarifa con la quinta Corona Mundial en las frías aguas de Matanzas en Chile. Y defendiendo sus títulos con garras y dientes, pero sobretodo con duros entrenamientos, en 2009, Gisela Pulido se corona Campeona del Mundo KPWT Essaouira y Campeona del Mundo en 2010 en Gold Coast, Australia. A estos títulos les siguen, en 2012, una tercera posición del ranking PKRA y en el 2013, su noveno Campeonato del Mundo. 

La kitesurfer española siempre ha estado llena de ambición, y en  2014 consiguió un nuevo récord guinness al mayor número de kitesurfistas navegando al mismo tiempo. Un año más tarde sumó a su palmarés el título mundial en la disciplina de freestyle, y nada más y nada menos que, por décima vez, el Campeonato del Mundo. 

En este momento y tras años llenos de títulos, Gisela Pulido decide dejar de competir, aunque eso no significó alejarse de nuevos objetivos y retos. En 2016, Gisela decide unir las 8 islas del archipiélago canario realizando un total de 380 kms en 7 día. Un recorrido demasiado grandioso (y dejándome títulos detrás) para describir en un solo párrafo.

A día de hoy, y seguro que mientras lees esto, Gisela Pulido estará pensando en volver al agua, en practicar surf o quizás, soñando con estar en el aire, realizando skyline, otra de sus pasiones.

Seguro que estará maquinando nuevos retos, como surfear olas de dimensiones que no podemos imaginar, con su furgo y Fly buscando aguas nuevas, editando vídeos o fotos alucinantes, realizando algún cubo de rubik en menos de lo que rompe una ola o quizás en su casa de Tarifa disfrutando de su rutina de yoga contactando con la naturaleza.

No estamos seguros de cuál de todas estas cosas estará pasando ahora mismo por su cabeza, lo único claro es que volverá a dejarnos con la boca abierta, provocando, como siempre, un crecimiento exponencial de pasión por el deporte a todos sus seguidores. Cada vez que comparte uno de sus éxito o aventuras en las redes, tan solo hace falta ver su fuerza e ímpetu natural para que te entren ganas de lanzarte al agua.

Gracias por ser un ejemplo Gisela, desde luego, ¡destellas!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *