Laia Sanz

Fotografía: As

Laia Sanz, la reina del desierto

La deportista lleva 10 campeonatos femeninos en el Rally Dakar en 10 participaciones, y la única mujer en el top 10 absoluto. Además de 13 mundiales, 10 europeos y 6 títulos en el trial de las naciones.

Laia Sanz nació en Cobera de Llobregat (Barcelona) y puede decirse que desde entonces su vida ha ido sobre ruedas. Prácticamente aprendió a andar a la vez que a montar sobre las dos ruedas. Empezó su andadura con la bicicleta a los dos años, aunque poco tardó en cambiarla por la Montesa 45 del hermano; sin que este lo supiera. Quizás debido a que su padre la llevaba en el depósito de su moto, y claro eso se nota.

Su talento precoz la llevó a debutar en competición con 7 años y a pesar de quedar última no afectó a su moral, y menos mal. Como ella misma dice en una frase que muestra su filosofía “Sobre todo, quiero pasármelo bien, porque eso me motiva”. Bajo esta premisa se lo ha pasado muy bien y ha conseguido innumerables éxitos.

Con 13 años ganó el campeonato de Europa (no oficial) contra chicas mayores que ella; y la idea de hacer del trial su profesión recorrió su cuerpo como ella lo hacía en las pistas y circuitos, es decir de manera imparable.

En el 2000, vence en el campeonato nacional en la categoría cadete compitiendo contra chicos porque a pesar de que le dijeran que las motos eran para chicos a ella le daba igual le gustaba. A partir de aquí la historia es más conocida. Laia Sanz a los 24 años ya era 10 veces campeona del mundo y 9 a nivel europeo. Pero demostrando que su techo aún estaba más alto y que tenía otra velocidad fue a por el Dakar; uno de los sueños de su infancia.

Por supuesto, a esta chica no había quien la frenara. Ahora 10 años después Laia Sanz ha participado en 10 Rallyes Dakar, acabando todas sus participaciones con victorias en el trofeo femenino. Registrando en 2015 su mejor marca con un 9 puesto absoluto; todo un hito al ser la primera mujer en acabar en el top 10 absoluto.

Laia sabe lo que significa esta competición y lo que supone ser mujer en el mundo del motor. Antes de que llegara ella, otras mujeres abrieron el camino, ella supo continuar la senda y ahora anima a las más jóvenes a que se embarquen en esta aventura del Rally Dakar, porque también es un mundo para ellas

La apodada Reina del Desierto, por como se mueve en las arenas del Dakar, dice “Quien tiene la voluntad, tiene la fuerza”. Y a Laia Sanz siempre le han sobrado las dos, la voluntad para adentrarse en un mundo de hombres y la fuerza para lograrlo ser referente. Por que a pesar de que a veces pierde el equilibrio, nunca ha tenido miedo a caerse porque sabe que, si se cae, siempre se vuelve a levantar.

Laia Sanz lleva toda una vida saltando y esquivando obstáculos; tanto en competiciones como en el mundo del motor para llegar a ser referente en el deporte femenino. Por eso esperamos que aún le quede mucha gasolina para seguir ganando.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *