Patricia Sarrapio en competición

Patricia Sarrapio, toda una vida dedicada al atletismo

Patricia Sarrapio es una atleta madrileña de triple salto; desde pequeña conocía el atletismo gracias a su padre, ha crecido practicándolo y ha cumplido su sueño de ir a unos Juegos Olímpicos. Es más lo ha cumplido dos veces (Londres 2012 y Río de Janeiro 2016); también es 11 veces campeona de España en triple salto, 4 el aire libre y 7 en pista cubierta. Además compagina el triple salto con su jornada laboral como maestra en un colegio, lo que le ha hecho a crecer como persona.

Hablamos con Patricia Sarrapio sobre sus entrenamientos, sus inicios y sus motivaciones para seguir adelante y averiguar donde esta su techo.

 

En primer lugar, ¿nos puedes explicar cómo funciona la temporada en atletismo?

En atletismo la temporada ahora coincide con los años naturales, se cambió el año pasado el reglamento. Osea que van de enero a diciembre, y hasta el año pasado eran de septiembre a septiembre.

Hablando de las pruebas de pista, que es la prueba que yo hago, tenemos dos partes por así decirlo en la temporada; una que suele ser hasta marzo donde hay pista cubierta y luego tenemos la temporada al aire libre, que normalmente suele ser la más importante, porque es donde suele estar el Campeonato del Mundo, de Europa o Juegos Olímpicos. Además el aire libre suele ser donde mejores marcas se hacen porque tienes el trabajo hecho de invierno, es un periodo mucho más largo y tenemos más competiciones, aparte del factor viento.

 

Entonces la temporada al aire libre va de marzo a diciembre…

Diciembre no porque suele finalizar con los Juegos Olímpicos, el campeonato del mundo, hasta septiembre más o menos.

 

El periodo de los tres meses que quedan es vacaciones, preparación de cada deportista

Si, es como pretemporada, preparar las competiciones de cara al invierno que viene. Por ejemplo los fonderos suelen preparar ahí el cross, si tienen Campeonato del Mundo o de Europa.

En mi planificación, empezamos a entrenar más o menos en septiembre cuando finalizan las vacaciones, dependiendo de como haya caído el campeonato importante ese año y tenemos septiembre, octubre, noviembre y diciembre un poco de pretemporada. Después, en enero empezamos a competir hasta marzo con el campeonato de España, Europa o del Mundo, la competición importante de invierno y luego volvemos a tener pretemporada, un poco más corta, y ya empezamos a competir de cara al aire libre, con las ligas de clubes, mítines y demás.

 

En tu caso, ¿esta planificación es porque trabajas también como maestra y lo tienes más complicado o es algo general de los deportistas?

No, mi grupo en general solemos hacer una planificación así; más que nada porque nosotros en eso tres meses de octubre, noviembre y diciembre no suele haber competiciones y lo hacemos como pretemporada.

Lo que se ve en casa es lo que más te tira.

¿Cómo comenzaste? ¿Qué es lo que hace que de pequeña te fijes en este deporte?

Pues porque en mi familia, mi padre hacía atletismo. Aunque cuando yo nací mi padre ya se había retirado, en cierta manera siempre lo que se ve en casa es lo que más te tira. Pero inicialmente no empecé haciendo atletismo, empecé haciendo ballet porque era muy pequeña, después hice natación hasta que ya cumplí la edad y pude empezar a hacer atletismo.

 

¿Cómo elegiste o por qué te quedaste con la prueba de triple salto?

La prueba me eligió a mí, de hecho la prueba que me gustaba e inicialmente, aunque hice todas, a la que iba en los campeonatos de España era la de vallas. Pero casualidades, que a veces existen, en una competición autonómica me inscribieron a hacer triple salto y es verdad que no sabía cuál era el récord nacional de esa categoría pero hice récord nacional. Entonces estuve aún un par de años haciendo un poco de todo hasta que llegue a junior o juvenil y empecé a entrenar con Eduardo Rodríguez Lobo, ahí si que preparaba un poco más la prueba de triple salto y los entrenamientos ya iban más encaminados.

 

¿Los inicios en atletismo suelen ser así?

Cuando eres pequeño, aparte soy entrenadora, te inicias haciendo un poco de todo, haces trabajo general tanto velocidad, resistencia, vallas, salto, lanzamiento. En edades pequeñas y por experiencia intentó que los niños aprendan a hacer de todo y conozcan todo, porque hasta la madurez no sabes muy bien hacia donde van a tirar.

Muchas veces te emperras, ellos mismos o las familias en que hagan unas pruebas y luego no es tu prueba. Si me vas a preguntar lo que muchas veces te dicen los padres es que a él le gusta hacer tal, si muchas veces nos gusta hacer una prueba porque es donde en ese momento destacamos, a mi me gustaba hacer vallas y al final termine haciendo triple y ahora si me dices te gusta triple te digo si, me encanta, no me arrepiento. Al final los niños también tienden a gustarle las pruebas en las que sufren menos y ve que quedan bien.

 

Durante esa época, aparte de tu padre imagino, ¿tenías algún referente en el que te fijabas?

Es que no soy mucho de tener referentes ni ser muy fan de nadie, pero sí que es cierto que para mi Jonathan Edwards es el mejor saltador de triple salto cuando yo veía la televisión. Luego a nivel nacional, me marcó porque coincidí con ella, me ha dado consejos y porque siempre me ha tratado con cariño, y creo que es importante es Conchi Paredes. Para mi ha sido una gran deportista, ha sabido adaptarse a los momentos en los que ella compitió, empezó haciendo una prueba, luego cuando nació el triple fue pionera y he tenido la suerte de coincidir con ella dentro de la pista y un poco más fuera.

Según vas creciendo vas consiguiendo resultados en campeonatos nacionales, te va picando el gusanillo.

 

¿Recuerdas el momento o cuando empiezas a pensar que te puedes dedicar a esto de manera profesional?

No, creo que una cosa te va llevando a la otra. Inicialmente empecé y me gustaba porque me lo pasaba bien, iba con mis hermanos y era divertido. Según vas creciendo vas consiguiendo resultados en campeonatos nacionales, te va picando el gusanillo y al final una cosa te lleva a la otra. Si es cierto que cuando empecé la carrera fue un momento que dije no me la voy a sacar a curso por año, que luego sí que lo hice pero priorice en el atletismo, sabía que mi objetivo o mi sueño era ir a unos Juegos Olímpicos y me pude permitir el lujo de ir compaginándolo y centrarme un poco más en el atletismo, sin olvidar ni dejar de lado los estudios.

 

¿Cuánto tiempo dedicas al entrenamiento en pista durante una semana normal?

Ahora que lo compagino con lo laboral, solo hago una sesión de entrenamiento, pero en algunos otros momentos de mi carrera entrenaba mañana y tarde. Suelo entrenar de lunes a sábado desde las 17:30 hasta las 21:00.

 

¿Cómo divides el entrenamiento en pista y gimnasio?

Nuestros entrenamientos se basan en todas las sesiones en algo de gimnasio, aunque para nosotros es fuerza, son pesas. Unos días trabajamos velocidad corta o explosiva, otros días velocidad un poco más larga, multisaltos, técnica. Se divide en cada día, los lunes solemos hacer velocidad corta, 30 o 40, con arrastre, sin arrastre y luego hacemos algún ejercicio de fuerza. Así todos los días de la semana salvo los jueves que hacemos algún ejercicio de pesas. A mi personalmente me funciona bien esta dinámica y esta manera de trabajar de mi entrenador, se que otros compañeros o grupos un día entero solo pesas y a mi me gusta más hacer cada día un ejercicio.

 

El atletismo es un deporte individual pero hablas que entrenáis en grupo, ¿en los entrenamiento lo hacéis todo en grupo o dentro del grupo adaptáis a lo que cada uno le vaya mejor?

Entrenamos en un grupo, pero sí es cierto que es un deporte individual y entrenamos para sacar lo mejor de nosotros mismos. A lo mejor lo que me va bien a mí, los ejercicios, las pesas o los kilos, no quiere decir que le vaya bien a otro.

Aunque es un deporte individual y cada uno tenemos nuestro entrenamiento, sí que en general entrenamos todos juntos, al final prácticamente la serie de velocidad las hacemos todos juntos, unos a lo mejor con unos pesos, unos arrastres y otros con otro. O el gimnasio cada uno hacemos las cargadas con sus kilos pero los ejercicios generales sí que los hacemos todos juntos y son muy parecidos unos con otros.

Aunque cada uno tiene un trabajo específico a lo mejor cuando hacemos técnica, yo hago más hincapié en la batida de segundo y otro compañero la hace en la del primero, porque aunque es un deporte individual trabajamos más o menos todos lo mismo, adaptado cada uno a lo nuestro.

Me quedo con los campeonatos en los que me ha costado sacar una marca o donde he tenido que reponerme de una lesión o de algún contratiempo.

 

Has sido 11 campeona de España en categoría absoluta, 4 al aire libre y 7 en pista cubierta, ¿cuál recuerdas de manera más especial o con más ilusión?

Quizás fue importante, por donde fue y porque ya estaba casi al final de mi carrera deportiva, el campeonato de España de Madrid, competir en casa siempre es un aliciente más. Pero bueno, más que quedarme con un campeonato en concreto de lugar, me quedo con los campeonatos en los que me ha costado sacar una marca o donde he tenido que reponerme de una lesión o de algún contratiempo.

 

A relación de haber ganado tantas veces, ¿cómo se consigue mantener la motivación tras tantos años y éxitos?

Siempre hay algo que mejorar, porque a pesar haber ganado creo que todavía no he llegado a mi tope. Entonces el día a día, el querer llegar a ver dónde está el límite y porque al final esto va mucho en función de motivación, de ilusión y espero, que a pesar de tener algunos añitos, no haber perdido esa ilusión y esa motivación.

 

Ahora eres maestra en un colegio, ¿cambia tu manera de dedicarte al atletismo o cómo has dividido tu jornada?

No es que cambie, sino que intento el tiempo que estoy trabajando sacarle el 100% a ese tiempo y el tiempo que voy a entrenar me centro en entrenar. Creo que le he sacado partido, hay gente que lo puede ver contraproducente, a compaginar mi trabajo como docente y mi trabajo como deportista.

A mi me ha hecho crecer como persona, me ha hecho relativizar las cosas, por ejemplo cuando te lesionabas antes parecía que tú eras el ombligo del mundo, a nadie le pasaba nada y ves que al día siguiente estás en lo mismo; ahora me lesiono y sigo siendo egocéntrica porque me sigue preocupando pero tengo otra cosa. Al final tener otras cosas que te saquen del círculo vicioso es beneficioso. Como digo yo es un puzzle en el que he colocado las piezas y que me hace feliz. No creo que trabajar me perjudique, es más me ha beneficiado.

 

¿Has notado diferencia a nivel personal o deportivo?

Los primeros meses de temporada si notas cansancio o fatiga porque no le puedes dedicar tanto tiempo al descanso o a la recuperación. Pero es una adaptación y creo que me organizo bien, que al final es lo importante. Y es verdad que tengo menos tiempo pero lo empleo de manera más efectiva.

 

Mirando algunas de tus saltos, vemos que dentro de las fases del triple, los apoyos que das en cada una de ellas son derecha-derecha-izquierda. ¿Ha sido siempre así o has tenido que cambiarlo en algún momento por el entrenador, alguna lesión o porque simplemente se te daba mejor?

No, si que mi primer salto es con la pierna derecha y siempre ha sido con la derecha. Me salio y empecé hacerlo así, al final es mi pierna dominante. Se que en otros casos han tenido que cambiarlo por lesión pero en mi caso no. Salió así cuando empecé porque es mi pierna dominante y así me he quedado.

 

Llevas muchos años con Juan Carlos Álvarez como entrenador, ¿en que te ayuda? ¿Qué te aporta en esos momentos antes de los saltos?

Si, llevo 16 o alguno más. Llevamos tantos años que el me conoce muy bien, yo le conozco muy bien y nos compenetramos, a veces con mirarnos se que me quiere decir, me da tranquilidad o esa cosa que me falta antes de competir, a veces no hay mucho que decir, cuando compites hay que sacar el 100%.

Hay aspectos técnicos y ajustes que se hacen en la propia prueba pero una vez que vas a competir el trabajo ya está hecho, en ese momento hay que competir, saltar, no son muchas instrucciones las que me da, quizás alguna técnica pero muchos más emocional, más visceral que te activa o en otro momento, si estas pasada de vueltas te dice tranquila, controla, etc.

Juan Carlos no es solo un entrenado, para mi va más allá.

 

Y a nivel de entrenamiento, ¿cómo te ayuda?

Es que para mí Juan Carlos no es solo un entrenador, como a lo mejor el concepto que puede tener mucha gente, para mi va más allá de esa función o ese trabajo. De hecho si hablásemos con él o por cómo actúa, para él no es solo un trabajo, va más allá, son muchas horas las que pasamos juntos en la temporada, ya no hablo de todos estos años, con unos objetivos claros y marcados.

Cada día trabajamos por intentar superarlos y al final las alegrías son mutuas y las tristezas también. Comparado con una pareja, en el día a día hay que ir superando muchos obstáculos y Juan Carlos y yo es lo que llevamos haciendo desde que empezamos.

 

Eres bastante veterana en el atletismo, e incluso has hablado en un reportaje para TVE de retirarte en los Juegos Olímpicos de Tokio, el hecho de posponer los Juegos a 2021, ¿afecta a su decisión?

Llevo diciendo un año, más o menos, que quería retirarme en una competición importante e iba a intentar llegar a Tokio. Posponiéndolo te trastocan un poco los planes pero mi objetivo sigue siendo el mismo, intentar retirarme en Tokio e igual que hace un año decía que iba a intertarlo, voy a seguir intentándolo. Prefiero arrepentirme de intentarlo que de tirar la toalla a mitad de camino.

 

Respecto a lo Juegos Olímpicos, todavía no tienes la mínima…

No tengo la mínima pero si que estaba dentro de las 32 del World Ranking, porque si no había 32 con mínima iban a tirar por World Ranking y ahora mismo estaba en el corte. Pero bueno nuestro objetivo era hacer hecho la mínima este año y va a seguir siéndolo de cara al año que viene.

 

El hecho de aplazar los Juegos un año hace que el conseguir la mínima sea acumulativo para clasificarse…

El comité internacional ha dicho que las mínimas que están hechas hasta el momento se van a respetar; y a partir de diciembre vuelve a abrirse el plazo de clasificación. Porque aunque en la gran mayoría de países tenemos restricciones y estamos confinados; en Italia por ejemplo han dejado a los deportistas de nivel entrenar o en Alemania creo que tienen unos tiempos en los que puede entrenar. Entonces el comité desde marzo ha congelado unos meses donde aunque en algunos países se pueda competir no va a ser puntuable.

Patricia Sarrapio saltando en una prueba
Patricia Sarrapio saltando en una prueba

¿Cómo mantienes la forma en estos momentos de cuarentena?

Todos los días hablo con mi entrenador por la noche, le cuento de lo que me ha mandado entrenar lo que he podido hacer, lo que no, cómo lo he hecho y entonces me manda el entrenamiento para el día siguiente. Tengo la suerte de que esta situación me pilló fuera de mi domicilio, en Madrid vivo en un piso, y me pilló en un chalet. Al principio me compre material que me ha llegado, entonces entre cosas en el jardín, montar en bici y material de pesas; pues voy adaptando cosas que puedo ir haciendo, por lo que me siento una privilegiada.

 

A nivel de alimentación, ¿llevas una dieta planificada por un nutricionista o a lo largo de los años has ido cogiendo hábitos y te auto-planificas?

Con el tiempo te vas adaptando, en algún momento he trabajado con nutricionista, ahora intento cuidarme y controlar el peso y la grasa.

 

Para finalizar, ¿algún consejo que te hubiese gustado que te diesen cuando estabas empezando?

Creo que me lo han dado, siempre me han dicho que hagas lo que hagas, hazlo con el corazón. Al final esto es primordial, de nada vale que alguien te obligue a hacer algo si tú no lo quieres hacer.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *