Sandra Sánchez kárate

Fotografía: rtve.es

Sandra Sánchez, kárate y constancia

Sandra Sánchez nació en Talavera de la Reina (Toledo) y desde pequeña mostraba su fuerza y coraje. Con 4 años sus padres la apuntaron a clases de baile mientras su hermano iba a kárate, deporte que ella también quería practicar y consiguió hacerlo. Porque como ella misma dice “como se me meta en la cabeza, ¡al final no hay quien me pare!

Empezó a acompañar a su hermano mientras pensaban que se aburriría, pero lo que no sabían es que de allí surgió un flechazo que hace que treinta años después siga practicándolo y se haya convertido en una forma de vida y en lo que hoy es su profesión.

Sandra es pura constancia y perseverancia. Comenzó a competir con apenas cuatro años y a los 32 le llegó el éxito: campeona del mundo de kata. Tras muchos años luchando contra sus rivales en el tatami y contra aquellos que nunca creyeron en ella; Sandra Sánchez se ha consagrado como una de las mejores karatekas de la historia.

Entre medio, decidió dejar este deporte con 20 años por una enfermedad que le diagnosticaron a la madre, momento en que ella prefirió vivir esos momento con su familia. Sandra se repuso y volvió con más fuerza para luchar por su sueño, el de dedicarse al kárate. Fue el triunfo de la voluntad y la constancia y esto hizo que le llegaran muchos éxitos.

Desde que llegó ese éxito no ha parado, 10 bronces, 10 platas y más de 50 medallas de oro; entre las que se encuentran campeonatos de España, de Europa y del Mundo. Esto hace que marque un récord permaneciendo tres años como número 1. Y a consecuencia de esto, Sandra Sánchez es reconocida la mejor karateca de la historia por la Federación Mundial de Kárate.

A raíz de sus méritos deportivos, le van llegando reconocimientos y premios sobre todo a partir de 2017. Entre los que se encuentran el Premio Nacional de Deporte, Mejor deportista del año para EFE, Premio Historia del Deporte Español en los II Premios Admiral al Deporte Español o el ya mencionado antes mejor karateca de la historia en la categoría de kata femenino.

Sandra Sánchez sigue demostrando que a sus 38 años sigue reinando en el kárate, ya esta clasificada para los Juegos Olímpicos de Tokio. Por todo esto encontramos en ella un espejo como referente de deporte femenino y esperamos que sus éxitos se alarguen más años.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

1 thought on “Sandra Sánchez, kárate y constancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *