Fotografía: Diario Vasco

Vero Boquete: “Nacemos, crecemos y vivimos en una cultura machista y eso hace que a día de hoy estemos muchos peldaños por detrás del fútbol masculino”

“Hay un cambio social y mental que tenemos que dar, y se está dando poco a poco, espero que ese cambio de educación y mentalidad ayude realmente para trabajar hacia una igualdad.”

 

Hablamos con Vero Boquete, una referente del deporte y fútbol femenino español que se ha convertido en toda una leyenda. La futbolista gallega actualmente juega como mediapunta en el Utah Royals FC de la National Women’s Soccer League y fue una de las antiguas capitanas de la selección española. Nos cuenta como, desde pequeña, ya empezó dando patadas a un balón hasta convertirse en la leyenda que es ahora. Además, nos da su opinión respecto a la actualidad del fútbol femenino, de los avances que se han ido consiguiendo y de todos los pasos que aún quedan por dar, y hablamos con ella de los objetivos de su equipo para esta temporada y de sus planes de futuro.

 

¿Por qué decidiste empezar a jugar al fútbol? ¿Tenías algún referente?

Yo siempre estaba jugando. Yo quería hacer lo mismo que hacían los chicos y, desde muy pequeñita, siempre estaba jugando con ellos y con el balón. A los 5-6 años entré en mi primer equipo y desde ahí, pues bueno, hasta hoy. Yo crecí sin referentes femeninos porque en esa época no había apenas información de ninguna jugadora ni de ninguna Liga ni de nada. Entonces, de pequeñita yo quería ser y hacer lo mismo que mi hermano. Él era mi referente y después me iba fijando en los jugadores de primer nivel, los que estaban en esos momentos jugando en las mejores ligas, en los mejores equipos . Esos fueron mis referentes.

¿Nos podrías hablar un poco sobre tu trayectoria? ¿Cuándo empezaste, en que equipos has jugado? ¿Con cuál te quedarías?

Empecé jugando en el equipo del barrio. Yo soy de Santiago, y jugaba a fútbol sala en el Don Bosco y a fútbol 11 en el Belvís, que eran los equipos donde todos mis amigos estaban. Hasta los 15 años jugaba con niños, y a partir de los 15 ya la normativa me hacía jugar solo con mujeres. Entonces jugué en el Xuventude Aguiño, que era de un pueblo que estaba a una hora y media de mi casa y otras compañeras que ya conocía jugaban allí. De ahí, pues 3 años después, con 17-18, di el salto a la Primera División. Primero en Zaragoza y después en el Espanyol en Barcelona. A partir de ahí, empezó mi  carrera internacional: me fui a EEUU, luego me fui a  Rusia, a Alemania, Francia… a todos los países. Es difícil quedarse con un sitio. Uno de los equipos que más me marcó fue el de mis inicios, estando con mis amigas jugando en mi ciudad, pero después también recuerdo que mi etapa en Suecia fue muy buena. También alguno de los años aquí en Estados Unidos…pero es difícil quedarme solo con uno.

“Yo crecí sin referentes femeninos porque en esa época no había apenas información de ninguna jugadora ni de ninguna Liga ni de nada.”

¿Cuál ha sido siempre tu sueño deportivo? ¿Crees que lo llegarás a alcanzar o lo has alcanzado?

Ganar la Champions League. La Champions era mi gran sueño porque siempre crecemos viendo la Champions, viendo las finales y sabiendo que es la competición de clubes más importante. A mí me hacía muchísima ilusión y tuve la suerte de poder conseguirlo. Y eso fue sin duda el mejor momento de mi carrera. Otro gran sueño fue jugar el mundial con España y jugar una Eurocopa. Eso son cosas que siempre tienes como sueños, y he podido cumplirlos. Más que sueños son retos, son objetivos que me voy marcando. Algunos costaron más años llegar a ellos y otros te planteas más a corto plazo, lo cual es siempre una motivación.

“La Champions era mi gran sueño porque siempre crecemos viendo la Champions, viendo las finales y sabiendo que es la competición de clubes más importante.”

Si tuvieses que quedarte con un momento que has vivido con el fútbol, ¿Cuál sería?

Un momento especial… el ganar esa Champions, que el 14 de mayo hizo 5 años de ello. Más que nada por lo que suponía, porque llevaba tiempo persiguiendo ese sueño. Llevaba muchos años trabajando para poder llegar ahí, el año anterior había llegado a la final y la había perdido. Convertirme en la primera española en poder ganar una Champions fue todo muy especial. Era el título que más ilusión me hacía y sin duda es el momento cumbre de mi carrera.

¿Cuál es el gol o jugada que guardas con mejor recuerdo?

El gol que nos clasificó para la Eurocopa de Suecia, con España. Fue un gol agónico contra Escocia, en el último segundo de la prórroga después de haber fallado un penalti y cuando ya no quedaba nada de tiempo. Fue todo como muy de película, en la celebración el árbitro pitó el final así que sé que nunca voy a vivir un momento tan especial como ese.

Tienes una larga trayectoria, has jugado en varios países, y grandes competiciones. ¿Qué jugadora te ha marcado más?

Me han marcado más muchas por diferentes temas, pero la jugadora que más me ha impactado y que ha sido desde hace años ni referencia ha sido la brasileña Marta. Para mí, es la mejor jugadora de la historia y tuve la suerte de poder jugar dos años, casi tres, con ella en Suecia. Fue una experiencia fantástica. Nuestro juego se complementaba muy bien y entonces disfrutábamos mucho jugando juntas. Ganó 5 balones de oro, eso ya lo dice todo, pero sin duda ella es la jugadora que más me ha marcado, que más me ha destacado. Luego he jugado con otras jugadoras muy muy buenas, que igual a nivel personal pueden marcar más, pero creo que Marta es la mejor jugadora de todos los tiempos.

“Convertirme en la primera española en poder ganar una Champions fue todo muy especial. Era el título que más ilusión me hacía y sin duda es el momento cumbre de mi carrera.”

 

La brecha abierta del fútbol femenino actual

¿Cuáles son los cambios más importantes que crees que ha vivido el fútbol femenino en estos últimos años? ¿Destacarías un momento como punto de inflexión?

Creo que el gran cambio es el entrar a formar parte de los clubes de fútbol. Que el fútbol femenino esté ya dentro de los grandes clubes, donde todo lo hace más profesional, más fácil, tienes las instalaciones, tienes los servicios médicos, tienes el organigrama de club… Yo creo que eso es lo que ha marcado el gran avance que hemos tenido en los últimos años. Junto a eso, también el que todas las partes: tanto federación, como la Liga, como los clubes, como las jugadoras, hayan ido en una misma dirección. Destacaría esas dos cosas, que ahora pues ya todos, o prácticamente todos, los estamentos están trabajando para el fútbol femenino y la inclusión dentro de los clubes masculinos. A nivel de España creo que habernos metido en el primer mundial de la historia, en Canadá, fue un punto de inflexión por todo lo que lo que sucedió. Por todo lo que se cambió a partir de ahí, los cambios que vinieron. Para mí ese es el punto de inflexión, pero luego puede haber otros momentos que evidentemente hayan influido pero yo destacaría ese.

¿Qué te parece el convenio del fútbol femenino en España? ¿Cambiarías algo?

Me parece lo mínimo a lo que podíamos aspirar porque era algo necesario. A partir de convenios colectivos puedes ir creciendo, pero es un convenio que se han hecho un poco con prisa, mal y a rastras. De hecho, creo que el convenio solo estaba vigente hasta este junio. Entonces, realmente lo que necesitamos es algo mucho más estable. Lo primero que se necesita es que la ley del deporte regule todo eso y hacer una nueva ley que regule el deporte femenino y el deporte femenino profesional. Hasta ahora eso no lo tenemos, eso tiene que venir del Gobierno, y a partir de ahí la Federación, los clubes, la Liga… todo tiene que estar en la misma dirección y tener realmente un convenio colectivo que pueda permanecer en el tiempo.

¿Cuál crees que es el factor más importante a la hora de que haya aún una brecha con el fútbol masculino? La afición, el plano económico, los medios de comunicación…

La educación. Nacemos, crecemos y vivimos en una cultura machista y eso hace que a día de hoy estemos muchos peldaños por detrás del fútbol masculino, el cual ha tenido todas las ayudas, toda la promoción, todo lo que ha necesitado durante mucho tiempo. Por tradición, por cultura, por historia… y al contrario, el fútbol femenino siempre ha sido marginado, frenado y ha sido desprestigiado. Creo que hay un cambio social y cambio mental que tenemos que dar, y que se está dando poco a poco, por lo que espero que en los próximos años ese cambio de educación y mentalidad ayude realmente para trabajar hacia una igualdad. No sé si llegará a la igualdad real de salarios. La verdad que no es mi mayor preocupación. Creo que, además, el fútbol masculino ha sobrepasado todos los límites, con lo cual lo mejor sería que el fútbol masculino bajase y el femenino subiese y poder encontrarnos en algo intermedio.

“Nacemos, crecemos y vivimos en una cultura machista y eso hace que a día de hoy estemos muchos peldaños por detrás del fútbol masculino, el cual ha tenido todas las ayudas, toda la promoción, todo lo que ha necesitado durante mucho tiempo.”

¿Qué crees que haría falta para cerrar definitivamente esa brecha?

Creo que va todo ligado. Cuando hablo de la educación es en general. La educación de los espectadores que no demandan fútbol femenino porque han sido educados de esa manera. Los medios de comunicación no cubren el deporte femenino porque no hay tanta demanda. Cómo tratan al deporte femenino viene marcado por la educación que han recibido. Todo esto es una conexión y evidentemente hay muchos puntos qué se tienen que unir. Me gusta compararlo con una rueda. Y creo que la rueda ha empezado a girar y ahora la cuestión es cómo de rápido puede ir. Si los medios de comunicación nos dan más espacio, la rueda gira más rápido porque llegaremos a más gente, habrá más espectadores en las televisiones y más espectadores que quieran venir a los campos a vernos. Eso le va a interesar a los patrocinadores, porque sales en la prensa, porque hay mucha gente interesada en los clubes. Todo es una cadena y eso hace que las jugadoras tengan mejores condiciones, ofrezcan un resultado mejor y la gente pues se va enganchando. Así que creo que es un poquito de todo.

¿Crees que todo lo que has conseguido ha ayudado a la visibilidad del fútbol femenino? ¿Es vital la actuación de la selección femenina para daros a conocer y que las niñas encuentren cada vez más referentes?

Sí, creo que todo lo que hacemos de manera individual para un bien común siempre suma. Yo he puesto mi granito de arena, igual sí que he tenido más visibilidad que otra gente que ha estado antes que yo. Siempre digo que yo recibí mi deporte en una situación y mi objetivo es dejarlo en una situación mejor. Valoro mucho todo lo que han hecho muchas mujeres antes que las que estamos ahora. Han abierto muchas puertas, han peleado por muchas cosas. En el espacio temporal que me toca vivir pues intento hacer lo mismo y sé que todo lo que consiga, todas las puertas que pueda abrir, va a ayudar para que todas las que vengan por detrás.  La selección es lo máximo a nivel de país, entonces el poder ver a tu selección en un mundial, poder verle en una Eurocopa, poder conocer a las jugadoras y convertirlas en referentes es muy bueno para todas las niñas que quieran ser futbolistas y también para todos los niños, para que vean que realmente hay mujeres futbolistas y tenerlas también como referentes. Aunque no sólo las jugadoras de la selección, las de la selección igual porque puede tener más visibilidad, pero son las jugadoras en cada equipo, en cada ciudad las que también son grandes referentes. Porque acceden directamente, tienen más contacto con las niñas y niños desde esas ciudades, desde sus pueblos, así que entonces todas tienen su impacto para crear referentes femeninos que hasta ahora no tenían.

“Creo que todo lo que hacemos de manera individual para un bien común siempre suma.”

¿Qué le dirías a una persona que está empezando a jugar al fútbol?

Le diría que lo disfrute, sobre todo al inicio, porque cuando eres pequeño lo único qué haces es jugar al fútbol porque te gusta. En el momento en el que el fútbol deja de gustarte o no lo disfrutas de esa manera, es cuando ya lo dejas. Los que llegamos a ser profesionales tenemos la suerte de mantener eso y de seguir haciendo diariamente algo que nos encanta. Muchas veces cuando te encuentras en momentos malos la pregunta que te haces siempre es: ¿Por qué juego a esto? ¿Qué es lo que me ha traído hasta aquí? Y es ese inicio, ese disfrutar con el juego la respuesta. Así que les diría que lo disfruten tanto si quieren o aspiran a llegar a ser profesionales como no. Creo que de manera amateur el fútbol nos puede también dar muchísimas cosas.

“Poder conocer a las jugadoras y convertirlas en referentes es muy bueno para todas las niñas que quieran ser futbolistas y también para todos los niños, para que vean que realmente hay mujeres futbolistas y tenerlas también como referentes.”

Has sido un referente para toda una generación, ¿crees que llegará pronto ese próximo referente?

Seguro. Creo que ya vamos teniendo cada vez más. No sé si tan destacado a nivel más concreto, quizás en este tiempo hasta ahora pues realmente yo he sido la que más ha jugado fuera, la que ha podido conseguir más cosas, pero creo que a partir de ahora ya no hablamos de solo un referente, sino de que cada vez vamos a tener más. Como decía, tanto a nivel de la selección como a nivel nacional, como en tu ciudad, como en tu pueblo…Yo creo que esa es la clave, que tengamos los referentes muy cercanos y que veamos que es posible.

En la actualidad, ¿quién consideras que es la mejor jugadora del mundo?

Escoger una es muy difícil, porque tienes que también pensar en todo lo que ha hecho en la temporada y en todos los partidos, que jueguen la misma cantidad de partidos, que destaquen en lo mismo… Para mí Dzsenifer Marozsan, la alemana jugadora del Lyon,  que tuve la suerte de jugar con ella, para mí, después de Marta, es la jugadora con más talento o más cerca de poder marcar diferencias con Marta. A día de hoy tenemos otras jugadoras, como Pernille Harder en Dinamarca y en el Wolsburgo, que también ha hecho un año fantástico. Si miramos el Mundial, evidentemente Megan Papinoe ha estado muy bien, me quedaría con esas tres.

 

Presente y futuro: ¿Una posible vuelta a España?

¿Qué expectativas tienes para esta temporada? ¿Cuál es el objetivo del equipo? ¿Os veis como campeonas?

Luchar por el título. Aquí es una Liga muy competitiva donde hay muy poca diferencia entre los equipos. Eso lo hace muy difícil porque tanto puedes entrar en el Play off y luchar por el título como puedes quedarte fuera. El año pasado apenas había diferencia entre los 4 o 5 primeros equipos y creo que esta temporada va a haber también una gran lucha por los Playoffs y mi expectativa es poder estar entre esos equipos. Siempre nos vemos como campeonas. Antes de empezar una temporada yo siempre me veo ganando, porque sino no empezaría. Si en algún momento de mi carrera estoy en equipos que no pueden competir por el título o que tengan que luchar por otros objetivos, evidentemente no me veré ganando el título. Pero hasta ahora siempre me he visto ganando los títulos o al menos luchando por ellos hasta el final. Creo que especialmente en esta Liga es algo realista. Pero es cierto que la situación que estamos viviendo lo complica todo pero a día de hoy, yo para poder empezar la temporada tengo que verme levantando el título.

¿Qué es lo que más echas de menos de España?

Lo que más echo de menos es mi familia y mis amigos. El poder estar con ellos diariamente, ver a mis primos pequeños crecer y pasar tiempo con ellos, con mis abuelas… La semana pasada una de ellas se murió y no pude ni volver a España. Es el día a día, el poder estar más cerca de mi gente y que ellos también puedan disfrutar de verme jugar y de ver mi carrera en mi país.

¿Tienes pensado volver a España para competir al máximo nivel? ¿En qué club te gustaría retirarte?

El 90% de mi carrera ha sido en el extranjero entonces si que me gustaría volver y poder disfrutar de ser un futbolista profesional en mi país. Me gustaría retirarme en el Compostela, porque es mi ciudad y es mi club, pero no tiene equipo femenino. En el Espanyol sería un sitio donde me encantaría retirarme porque es mi casa, es el club del que soy aficionada. Mi tiempo allí fue fantástico. Pero la verdad es que no lo sé, lo primero será volver, que tampoco sé cuándo voy a volver, y luego veremos dónde vuelvo y dónde será mi última temporada.

¿Te gustaría seguir en el fútbol en el futuro? Como entrenadora, por ejemplo.

Sí, por eso llevo ya tiempo preparándome y es mi intención desde hace ya muchos años. Quiero que cuando cuelgue las botas siga sin separarme mucho del campo. Estar muy cerquita, y eso es el banquillo. Ser entrenadora profesional será mi siguiente objetivo. Hay diferencias en todas las categoría. No es lo mismo estar en primera masculina que estar en preferente, lo mismo a nivel femenino. Yo quiero llegar a lo máximo que pueda. Si lo máximo que puedo es un equipo masculino, fantástico, si lo máximo que puedo es uno femenino, también genial. Ninguno está por encima del otro, iremos viendo. Me haría ilusión entrenar a nivel masculino porque no es algo muy común, que una mujer llegue a un banquillo. Nunca ha habido una que haya llegado a un banquillo realmente importante y bueno, no sé, si puede ser otra antes que yo, fantástico, y si no, pues bueno, si puedo ser yo pues también estará muy bien.

“Quiero que cuando cuelgue las botas siga sin separarme mucho del campo. Estar muy cerquita, y eso es el banquillo. Ser entrenadora profesional será mi siguiente objetivo.”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en las redes!

1 thought on “Vero Boquete: “Nacemos, crecemos y vivimos en una cultura machista y eso hace que a día de hoy estemos muchos peldaños por detrás del fútbol masculino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *